Seminario de Educación: Mejorar la calidad de la enseñanza mediante políticas basadas en la evidencia

pexels photo 3781338 e1718710716858
Fecha
11 de junio de 2024

Los resultados en lectura (PIRLS) y en matemáticas y ciencias (TIMSS) revelan que España se encuentra por debajo del promedio de la UE y la OCDE, con una disminución en la competencia lectora entre 2016 y 2021. Según los resultados de PISA 2018, España también está por debajo del promedio de la OCDE en matemáticas y ciencias. Aunque España tiene menos alumnos rezagados en comparación con otros países de la OCDE, también cuenta con menos estudiantes excelentes.

La tasa de desempleo aumenta a medida que disminuye el nivel educativo. Si bien la tasa de paro entre los jóvenes que habían estudiado hasta la ESO era del 28% en 2021, la de los titulados en FP superior o universidad era del 13%. Son las personas con educación superior las que disfrutan de mayores ingresos laborales, aunque la prima salarial en España continúa siendo menor que en el resto de los países de OCDE y la UE. Asimismo, los jóvenes con niveles educativos más altos logran una mejor inserción en el mercado laboral y tienen menores tasas de inactividad.

Los resultados académicos revelan también disparidades significativas según el nivel socioeconómico de los estudiantes, generando un impacto en su rendimiento y oportunidades futuras. Estas desigualdades preexistentes se han visto exacerbadas tras la pandemia, afectando especialmente a los estudiantes de entornos más desfavorecidos.

Se observa también una tendencia decreciente del abandono escolar tanto en España como en la UE. En 2002 la tasa de abandono en la UE era del 16,9%, mientras que en España era considerablemente más alta, con un 30,9%. A lo largo de los años, nuestro país ha experimentado una notable mejoría, reduciendo casi a la mitad su tasa de abandono, alcanzando el 16,00% en 2020, aunque paralelamente también ha disminuido en el resto de la UE. A pesar de la mejora, la realidad es que España sigue teniendo una tasa de abandono superior al promedio de la UE, lo que es indicador de que aún quedan muchos desafíos por abordar para alcanzar la media europea.

Para mejorar los resultados en España y alinearnos con los demás países de la UE y la OCDE, es fundamental implementar políticas educativas basadas en la evidencia; medidas políticas, programas y prácticas que se diseñan e implementan utilizando los mejores datos y estudios disponibles. Esto implica tomar decisiones informadas y fundamentadas en investigaciones rigurosas y análisis empíricos que demuestren qué enfoques son más efectivos para la mejora de los resultados educativos.

Analizamos conjuntamente con expertos en educación las medidas a tomar para desarrollar una educación de calidad en España, basándonos en métodos que hayan sido científicamente probados y que contribuyan a mejorar los resultados y las capacidades de los alumnos.

Programa

Anterior Seminario de Juventud: ¿Por qué los jóvenes no pueden acceder a la vivienda?

Contacto